Besós – Maresme

 

 

Besos_Maresme

Llevaba ya unas semanas sin participar en ninguna carrera. Me había dedicado única y exclusivamente a entrenar y, cómo ya dije en el anterior post, a correr por la montaña. Mi idea de estas últimas semanas era ganar más fondo y poder romper, en la medida de lo posible, mis marcas. Quería estar por debajo de los 50′ en una prueba de 10km. Y lo he conseguido: 49’25”, con un ritmo de 4’57”. La verdad es que no es la gran pulverización de marca, pero estoy contento porque voy consiguiendo las pequeñas metas que me estoy proponiendo. Primero alcanzar la distancia de la media maratón en un tiempo digno, luego acostumbrarme al terreno técnico de la montaña y, ahora, intentar rebajar mis tiempos en la competición que más acostumbrado estoy, los 10km.

Sé que me falta aún mucho por andar (o mejor dicho correr), pero en estos tres meses que he empezado con el running he ido logrando pequeños logros personales, que, pienso, de eso se trata. Poco a poco voy a ir adquiriendo la forma física idónea para enfrentarme a la distancia de los 42.195 metros.

La carrera de hoy ha sido cómoda. La Besós – Maresme es conocida por su recorrido prácticamente sin desnivel. Hoy he corrido cómodo y rápido, de forma casi similar a la Dir-Guàrdia Urbana (aunque sin lluvia). Aún así, tengo que aprender a marcarme un ritmo constante. He empezado muy fuerte con 4’25” el primer kilómetro y luego he ido oscilando entre los 4’40” y los 5’10”, aproximadamente, para pegar un último esprint en el último tramo de la carrera. Estoy contento, pero quiero ir más rápido…

El verano se presenta como un par de meses de entreno, donde alternaré asfalto y montaña e intentaré comerme el máximo de kilómetros posibles. A por ello. I’m running free.