La importancia de las ‘tiradas largas’

El entreno de calidad es fundamental. Hemos oído muchas veces cuán importante es establecer una rutina semanal y cumplirla (series, ritmos, kilómetros…). Dentro de la rutina de cualquier corredor de fondo hallamos la denominada ‘tirada larga’, un entreno que debe ser de calidad y de cantidad. Normalmente, escogemos el domingo como el día para realizar esta ‘tirada larga’, ya que va a ser mucho más fácil recuperarnos del esfuerzo, tanto físico como mental, a lo largo del día.

 

pista_montana

 

Voy a daros cuatro nociones sobre cómo me tomo yo este entreno dominical. En primer lugar, debemos tener claro cuál es el objetivo del entreno y para qué corremos. Me explico mejor. En mi caso, el objetivo final de cada uno de los entrenos que realizo es la ansiada Maratón de Barcelona. Con esta idea en la cabeza empecé a correr hace más de seis meses. Sé perfectamente que hay planes milagrosos de ocho o doce semanas para llegar a finalizar una maratón, pero mi idea no es simplemente hacer la maratón y San Seacabó. ¡Para nada! Me he propuesto correr sin parar. Para ello, mi plan ha sido progresivo. He ido afianzando distancias y las he corrido con garantías entreno tras entreno y carrera tras carrera. ¿Mis logros? Primero, los 10km, que realizé en 44′ 33” en la ciudad de Zaragoza. Luego los 15km, con la Midnight Trail en 1h 26′. Y hace nada los 21km en la pasada Mitja Marató de Collserola con mis 2h 16′.

¿Dónde nos lleva eso? Para mí, la ‘tirada larga’ es un simulacro a la competición o a la próxima distancia a la que me enfrento. Quiero que mi cuerpo se habitúe a esa distancia, sin prisas, pero con garantías. Que mi mente se acostumbre a toparse con el muro y aprenda a superarlo. Hacerme más fuerte tras cada entreno tanto a nivel físico como a nivel mental. Así pues, cada vez, voy subiendo un peldaño la dificultad del entreno.

Obviamente, esta dificultad debe ser progresiva. No podemos pasar de correr 10km a los 40km de la maratón de un día para otro. Hay que ir in crescendo. Debemos ampliar un 10% la distancia en cada uno de los entrenos de ‘tirada larga’. En mi caso, amplío la distancia o la dificultad en el momento en que mi cuerpo se ha hecho con la distancia anterior. En el momento en que recorrer 10km, 15km o 21km ya no es un sobreesfuerzo, paso a la siguiente meta.

En este sentido, mis entrenos dominicales, mis ‘tiradas largas’ se comprenden ahora mismo en distancias entre los 21km a los 25km, tocando terrenos mixtos, tales como asfalto, pista forestal y técnico de montaña (si puedo en una misma salida o al menos lo intento). Pienso que de esta manera me pongo a prueba al 100 x 100 en todas las situaciones posibles y de este modo puedo convertirme en un corredor versátil que no está circunscrito a una u otra competición.

Es mi sistema, y por ahora me está funcionando. Ya sabéis cuál es la premisa: Correr para Contar; y el objetivo: ¡Zurich Marató Barcelona 2016, voy a por ti!