Una tirada de 1/2 maratón

El domingo tocaba tirada larga. Ya sabéis que estoy preparando la Zurich Marató de Barcelona y andamos con las tiradas de entre 15 y 21 kilómetros. Además estos entrenamientos me sirven para coger un fondo real en próximas competiciones, como la Mitja Marató Ciutat de Tarragona del próximo 27 de noviembre. En fin, ya sabéis: sunday is runday! Aún así, la verdad es que no me apetecía levantarme muy temprano para salir a correr, no quería coger todo el frío de la mañana; ya cojo el frío de la tarde-noche los días de entre semana. Así pues, con la calma. Me levanté cuando el cuerpo dijo basta. Con la cabeza puesta en cómo les habría ido a amigos y compañeros de las RRSS que corrían la Behovia-San Sebastián o la Maratón de Atenas, entre muchas otras, me calcé las zapas y ¡a la carga! 11 de la mañana pasadas, como un señor.

La idea era hacer un entreno de calidad, pero sin llegar a la extenuación. Nada de ritmo competición, algo medio. Los que seguís estas líneas, ya sabéis que vivo en Barcelona, en el barrio de Horta, barrio que está en la periferia de la ciudad, cercano a la montaña de Collserola. Por tanto, me encuentro a cierta altura en desnivel negativo yendo hacia el mar. Con esta ventaja, salí dirección río Besos. Para ello, crucé Nou Barris, Sant Andreu, La Maquinista y me plante en el río para reseguirlo en dirección San Adrià del Besós. Una vez allí, me dirigí hasta Badalona, para dar la vuelta en medio de su paseo marítimo, cruzar la vía del tren y volver a Barcelona hasta un poco más allá de la zona de El Fòrum.

 

img_49981

 

La ruta es bastante entretenida, la recomiendo. Atraviesas un par de barrios populares, el puente que cruza las vías de tren de La Maquinista y te plantas en el Parc Fluvial del Besós, que es de buen correr. Luego las tres torres de la central eléctrica del Besós, que de cerca se ven bastante monumentales, y dirección Badalona el pont del petroli, con la estatua del Anís del Mono. Asfalto, mar, cielo y kilómetros. ¿Qué más se puede pedir?

 

torres

pont-petroli

 

De esta manera, con la mente entretenida por el paisaje se puede correr a la perfección y sin la presión del crono, mejor que mejor. Con todo, me noté fuerte, la verdad, con ritmos bastante altos, pero sin dejarlo todo. Mi ritmo máximo fue 4:02 min/km, mientras que mi ritmo medio fue de 5:11 min/km. Como he dicho antes jugaba con ventaja, ya que el D- era considerable, aunque a partir de la zona del río (aproximadamente tras unos 5 o 6 km de carrera) ya me encontraba, por decirlo de alguna manera, ‘en llano’. La duración total del entreno fue de 1h 49′ 41”. Como previa a la media de Tarraco, me veo bien. Con ganas de superar este tiempo y llegar incluso a rebajarlo. Como tirada larga para la ZMB, es un primer peldaño. Aún faltan kilómetros.

 

img_49971