HÁGASE LA LUZ…

8

 

 

“Hágase la luz. Y la luz triunfó frente a la oscuridad”. Son éstas, palabras providenciales para el Run Light de Kalenji. Cada vez más, salimos a entrenar cuando no hay luz, ya sea porque madrugamos o porque las largas jornadas laborales nos impiden salir a entrenar con luz diurna. Por una u otra, la oscuridad se nos antoja como un momento en el que también gozaremos de más tranquilidad. Sea como sea, la oscuridad ya no es un problema. Kalenji nos da la solución en forma de arnés que puede colocarse fácilmente sobre cualquier tipo de camiseta o tejido. Con el presente Run Light vamos a tratar una muy buena alternativa al tradicional frontal de cabeza y vamos a ver cuáles son sus ventajas frente a éste.

En primer lugar, debemos remarcar la amabilidad de la francesa Kalenji y de su web manager Romain,  por proporcionarnos este Run Light para testar en nuestro blogg y por su atención en todo momento. Citando los datos que nos ha proporcionado la marca, nuestra luz pectoral es capaz de iluminar una distancia de 20 metros frente a nosotros con un halo de 5 metros de anchura. Esto se traduce en una visión casi total de lo que tenemos delante de nuestras zancadas en todo momento, puesto que la luz siempre está enfocada hacia delante al ir colocada en nuestro pecho. Eso nos permite ver cualquier tipo de obstáculo que se halle en nuestro camino de una forma más inmediata que con el típico frontal. Para muestra un botón:

 

runlightvideo

 

Además nuestra luz pectoral posee un perfecto sistema de sujeción regulable en forma de cómodo arnés y un peso de tan solo 200 gramos. A dicha sujeción le sumamos la comodidad de no llevar el peso de la luz en nuestra testa, que los usuarios de la nocturnidad en esto del correr ya sabemos que no es lo más idóneo (el frontal se va resbalando, hay que recolocarlo casi de manera continua sobre la frente…). Y lo que es innegable, da un aspecto de superhéroe sacado de las magistrales páginas de Marvel.

 

3

 

Otro elemento a destacar es la autonomía de su batería: más de 5 horas en su estado de 90 lúmenes, casi 4 horas en 180 lúmenes y 3 horas a 250 lúmenes.

insensidad-kalenji-run-light

Dicha intensidad de luz es ajustable al tipo de necesidad que tengamos: yo recomendaría 90 lúmenes en lugares con algo de iluminación (ciudad, donde las farolas ya nos alumbran en cierta medida), 180 lúmenes en entornos con poca luz (por mi experiencia es la intensidad perfecta para entrenamientos de montaña por pista forestal) y 250 para la oscuridad más extrema (teniendo en cuenta que en este modo tenemos 2 horas a toda potencia y 1 hora a 70 lúmenes). Si necesitamos más, es tan fácil como añadir una batería externa mediante puerto USB para su recarga. Una vez usado, necesita aproximadamente 5 horas para llegar al 100 x 100 de su capacidad. Nuestro Run Light, además de proporcionar luz en el sentido de la marcha, nos hace visibles para aquellos que vengan detrás nuestro por un sistema de luz roja intermitente. Ideal para cuando corremos por ciudad o carretera: no solo debemos ver, sino que también debemos ser vistos.

 

11

 

Sin lugar a dudas, el Kalenji Run Light es un producto que por su ajustado precio y sus prestaciones se hará más que visible entre los corredores nocturnos. Disponible en cualquier centro Decathlon o en su página web.