WINTER IS COMING!

DCIM100GOPRO

 

El invierno ya hace unos cuantos días que está entre nosotros. El frío y los temporales de estas últimas semanas han dejado temperaturas que oscilan por debajo de los cero grados. Frente a esta situación es difícil encontrar el coraje para salir a correr: es difícil motivarse. Además, si salimos con nocturnidad y alevosía, la situación se complica. Frente a ello, se me ocurren un decálogo de consejos para no dejar los entrenamientos, que éstos sean fructíferos y poder disfrutar de la gran cantidad de carreras que se celebran durante estos meses.

  1. Fijarse un objetivo es fundamental: en mi caso, dicho objetivo está muy claro, la Zurich Marató de Barcelona. Con dicho horizonte, me planteo salidas casi diarias y un mínimo de una sesión de gym a la semana. Por otro lado, de hoy a la maratón los domingos toca competir, donde sea: carreras que se me antojen interesantes por su dificultad o su paisaje.
  2. Calentamiento indoor: antes de salir al exterior, debemos realizar una serie rigurosa de ejercicios para calentar. Dichos ejercicios es preferible hacerlos en interior, de este modo empezaremos a calentar el cuerpo para ponerlo en una temperatura óptima para el entrenamiento. También evitaremos roturas y lesiones por culpa de tener los músculos fríos o agarrotados.
  3. Progresión: va de la mano del calentamiento. No podemos salir y empezar a correr el primer kilómetro a tope. Nuestro cuerpo debe de ir calentándose de forma progresiva para poder rendir al máximo en los siguientes kilómetros y, así, realizar un entrenamiento de calidad.
  4. Alimentación: a mayor número de calorías, más energía tendrá el cuerpo para mantenerlo caliente. Nuestro cuerpo es una máquina perfecta. Si hiciéramos un símil con las antiguas máquinas a vapor, éstas necesitaban un calentamiento previo y buenas cantidades de combustible para rendir a su máxima velocidad. Guardando las distancias, nosotros no somos tan diferentes. Los carbohidratos nos van a ir de perlas en estas épocas del año.
  5. Hidratación: la hidratación es fundamental SIEMPRE. Los músculos necesitan hidratarse, por mucho que la sensación de frío haga que estemos menos sedientos. El cuerpo sigue perdiendo agua por evaporación.
  6. Abrigarse: este punto ya es algo a gusto del consumidor y dependiendo de la sensación de frío que cada uno siente al correr. Yo normalmente utilizo malla térmica y camiseta térmica (ambas compresivas) y algún cortavientos o chaquetilla. Es preferible usar capas finas y transpirables (nunca algodón, puesto que éste se empapa rápidamente aumentando la sensación de frío) y de color oscuro para absorber los rayos solares, si corremos de día, y con elementos reflectantes, si corremos de noche (para mayor visibilidad en la oscuridad).
  7. Zapatillas adecuadas: ya sabemos cuán importantes son nuestras zapatillas. En invierno lo son aún más, puesto que a parte de estar adaptadas al terreno sobre el cual corremos debemos de pensar en las posibles condiciones meteorológicas adversas: lluvia, nieve, frío extremo…
  8. Correr contra el viento: correr con viento incrementa la sensación de frío. Es recomendable que al empezar el entrenamiento comencemos a correr contra el viento, ya que la sensación de frío será menor al ser golpeados por el viento puesto que aún estaremos secos. Si el viento golpea tus ropas húmedas sentirás mucho más frío.
  9. Inspirar por la nariz y expirar por la boca: en situaciones de frío es mejor que tomemos el aire por la nariz y lo soltemos por la boca, para que éste se caliente antes de llegar a los bronquios.
  10. Estiramientos después de terminar el entrenamiento: nuevamente estos estiramientos preferiblemente deberían de ser indoor, para así evitar enfriamientos.

 

Espero que estos breves consejos os hayan sido útiles y que disfrutéis de nuestra gran pasión, que es el correr, pese a las bajas temperaturas.