MARATEST

maratest-badalona-2017-web_blue

 

La Maratest es una carrera de 30 kilómetros que pretende ponerte en tu sitio, de golpe, sin más. A tres semanas de la Maratón de Barcelona, la Maratest te hace pensar que la gloria está al alcance de la mano o que estás muy lejos de poder pisar la alfombra azul y de cruzar el umbral que te reconozca como maratoniano. Dicen que en la maratón se corren 30 Km con las piernas, 10 con la cabeza, 2 con el alma, y 195 metros con los ojos llenos de lágrimas. Por ahora tenemos los primeros 30 km que, realmente, fueron de piernas, de puro físico.

Amanecía el pasado domingo, con los restos de un resfriado que llevaba arrastrando toda la semana (y que a día de hoy aún me dura). Frenadol, café y para Badalona, a correr 30 kilometrazos (con lo bien que hubiera estado en la camita…). No tenía objetivos muy marcados para esta carrera. El de siempre, terminarla; aunque quería hacerlo por debajo de las tres horas. La última vez que hice un entreno de esta distancia tardé 3h 2′ 49″, con un ritmo promedio de 6′ 05″ el mil. Nada mal para ser la primera tirada de 30 km que hacía en mi vida. En esta Maratest previa al 12 de marzo gasté 2h 54′ 20″ con un ritmo de 5′ 46″ el mil. Una mejora considerable, la verdad. Por tanto puedo decir que estoy entrenando bien, que ahora que me quedan tres semanas para la gran cita, estoy fuerte, con muchas ganas, pero con muchos miedos a su vez.

 

maratest_blog

 

La primera duda que me surge es si tras estos 30 kilómetros tendré suficiente empuje para terminar los 12 restantes. La frase que he puesto más arriba es muy bonita, pero es también muy engañosa. Pienso que una carrera de este tipo (al menos para un principiante como yo) debe de ser un compendio de cabeza y fuerza en todo momento. De resistencia mental y de capacidad física. La primera debo acabar de pulirla: necesito el apoyo de mi gente, que estén ahí dándome su ánimo y su fuerza. Verlos por el camino y sentir que están a mi lado durante los 42.195 metros. La segunda ya está hecha, ahora no se puede hacer mucho más en estas últimas tres semanas. Relajar el ritmo de intensidad de los entrenamientos y estar al cien por cien para el día de la Maratón.

Centrándome en la Maratest, no sufrí demasiado. Como ya he dicho, no tenía muchos objetivos: quería estar por debajo de las tres horas. En un primer momento, me había planteado un ritmo cercano a los 5′ 30″ el mil y, más o menos, lo cumplí. Corrí los primeros 20 kilómetros rozando una media de 5′ 37″: no estaba nada mal, puesto que no estaba forzando aún. A partir del kilómetro 20 empezaba a notar el cansancio y los ritmos ya eran superiores: me acercaba a los 6′ e incluso los sobrepasaba. Los últimos diez kilómetros corrí a una media de 6′ 02” el mil. Mi primera duda es cómo irán los doce restantes. Como he dicho, no crucé la meta extenuado (aún tuve fuerzas para esprintar en los últimos metros), pero arrastro esa duda desde el domingo. Noté que mi mente está acostumbrada a una distancia de 21 km, que hasta ahí no hay problema; pero también noté que a partir de ese kilómetro tuve que concentrarme, animarme a mí mismo, alentarme para continuar. Lo fácil era parar, pero debía llegar al final y probarme a mí mismo.

 

R:BADALONA-ESPORTS6.0.1.VARISVARIS-15MARATEST 2015circuit-

 

En cuanto al circuito, bastante llano, con un par de repechos en subida, pero poca cosa. La parte del paseo marítimo muy agradable, con el mar y el sol vigilando nuestros pasos. Por otra parte, nunca me han gustado los circuitos dobles: no me gusta repetir el mismo recorrido, pierdo atención en la carrera. Aunque, eso es cosa mía. Lo que no acabé de ver, fue el hecho de compartir calle con los coches, es decir, un par de carriles para los corredores y un carril habilitado para la circulación en algunos tramos. Del mismo modo, ya hacia final de la carrera la circulación estaba prácticamente restablecida en depende de que zonas del centro y eran los policías locales quienes hacían detenerse a los coches para darnos preferencia a los atletas. No sé, desde mi punto de vista si realizas un evento de este calibre en tu ciudad, cortas el tráfico a todas todas. Nada de medias tintas. Resulta incómodo correr a pulmón abierto con el dióxido de los coches amontonados uno tras otro. Vuelvo a repetir: es mi opinión. Por lo demás, una gran carrera y una muy  buena organización. Como siempre los voluntarios de diez.

 

2585-maratest-2017

 

Tras estos 30 kilómetros, me toca pensar en la Maratón, en estas tres semanas que me quedan hasta el día 12 de marzo. En superar mis miedos, en hacerme más fuerte tanto mental como físicamente, y en ir con cuidado, ya que nada puede alejarme de mi cita. Zurich Marató de Barcelona, te estoy mirando a los ojos.