FAST & FURIOUS: CÓMO CORRER MÁS RÁPIDO

IMG_5603[1]

Correr más rápido es uno de los retos al que nos enfrentamos todos los corredores. No todo pasa por correr la misma distancia todos los días al mismo ritmo, sabemos que eso no es suficiente. Cualquier corredor que quiera mejorar su ritmo debe diseñar un plan específico para ganar velocidad. Os dejo cuatro ideas básicas que pueden servir para mejorar en nuestras marcas.

En primer lugar es obligatorio hacer series: si queremos correr rápido, tenemos que entrenar rápido. Este tipo de entreno nos permite correr  a ritmos altos, descansar y volver otra vez. Las series pueden ser cortas, medias o largas; nosotros decidiremos, dependiendo del día, la distancia y el número de las series. Debemos marcarnos una distancia y repetirla en intervalos, marcándonos un ritmo por encima del que desearíamos correr (un ritmo que sea realista a nuestras aptitudes) y el número de repeticiones que queremos hacer (un mínimo de cinco es una buena opción).

Otra opción a las series es la denominada pirámide: 1+1 / 2+2 / 3+3 / 2+2 /1+1. Donde hacemos el primero de los elementos al ritmo que desearíamos correr y el siguiente a un ritmo de recuperación que nos sea cómodo. Así, podríamos marcar un primer minuto a 4′ con su consiguiente descanso, una segunda serie de dos minutos a 4′ 30”, con su descanso y una tercera serie de tres minutos a 5′ y así sucesivamente hasta volver al 1+1 final repitiendo los ritmos que acabamos de presentar.

Estos ejercicios nos servirán para aumentar nuestra capacidad anaeróbica. Por otro lado, ejercicios de cuestas cortas a máxima potencia también nos darán mayor fuerza explosiva en nuestra zancada cuando corramos en llano.

Así mismo, el corredor de fondo necesita tener presente su físico. El peso es fundamental: todo sobrepeso que provenga de grasa debe eliminarse. Además, hay que hacer ejercicios de fuerza (las ya mencionadas cuestas) y de tonificación muscular en el gimnasio. No solo utilizamos las piernas para correr. Por ejemplo, un abdomen y lumbares fuertes nos dan mayor fuerza de propulsión y nos aportan estabilidad.

8b

La técnica también es fundamental. El otro día a raíz de una entrada del blog, un amigo me preguntaba sobre la técnica en el correr. Una pincelada no nos vendrá mal. Lo primero de todo es mantener el torso erguido, los hombros relajados y la cabeza levantada (evitar el “efecto chepa”). La pisada debe hacerse con la parte media del pie, levantando las rodillas (sin exagerar) y subiendo los talones cuando levantamos el pie del suelo (el cual debe de estar lo mínimo tocando el pavimento). Esto último nos servirá para mejorar la zancada y no derrochar fuerza muscular.

IMG_5593[1]

Mejorar nuestra velocidad es posible, aunque ya sabemos que en el deporte nada se regala. ¡Ser más rápido requiere luchar duro por ello!