¿Dónde correr en Barcelona?

No podía ser de otra manera y la ciudad que me ha visto nacer y crecer en el running tenía que ser la primera que reseñara. La primera de esta serie de ¿Dónde correr …? Entre la jungla de asfalto que es Barcelona, podemos encontrar diferentes lugares en donde hacer lo que más nos gusta: correr. Escojo pequeñas islas de vegetación o lugares que posean belleza y que nos sirvan de desconexión en la urbe. Aunque, a quien le guste el asfalto también tiene su dosis.

Comenzamos…

 

Playa – Paseo Marítimo

El paseo marítimo de Barcelona es, tal vez, uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Sin lugar a dudas, conecta la urbe con el mar y con ese ambiente tan mediterráneo  y cosmopolita que posee Barcelona. Aquí encontraremos numerosos runners, patinadores, ciclistas o simples paseantes… es un buen lugar para desconectar de la rutina y disfrutar. El recorrido más aconsejable consistiría desde las Torres Maphre hasta el Hotel Wella. Estaríamos frente a menos de 3 kilómetros de recorrido de una punta a otra, aunque si nos los tomamos de forma intensa entre ida y vuelta podemos hacer un buen entrenamiento. Además, también tenemos su misma versión corriendo por la playa, que como ya hemos visto es una muy buena opción de entreno.

Avenida Diagonal

Con la Avenida Diagonal estamos ante una de las zonas neurálgicas de Barcelona. Dicha avenida cruza la ciudad de un extremo a otro. Podríamos empezar por la Zona Universitaria o de Palau Reial hasta Diagonal Mar, con lo que haríamos el recorrido con una inclinación negativa. Sería un recorrido de un poco más de 10 kilómetros. Aconsejable tomarlo como entrenamiento nocturno, puesto que con menos circulación de coches podremos gozar más de la ruta: menos coches, menos polución y, por tanto, más fluidez en la marcha. Es una buena manera de recorrer la ciudad y ver cómo cambia: de los rascacielos de la zona alta de la ciudad, a los edificios de carácter más clásico en el Ensanche o la propia costa barcelonesa. (Podría combinarse con el del paseo marítimo y tendríamos una tirada larga de más de 15 km).

 

avinguda-diagonal.jpg

 

Can Dragó

Las piscinas y las pistas de Can Dragó, situadas justo al lado de la Meridiana, en el barrio de Porta (Distrito Nou Barris), son bien conocidas por los deportistas de la ciudad. Aún así, estamos ante unas instalaciones de pago que pertenecen a un casal deportivo. Frente a la opción más pro de las pistas de atletismo, tenemos justo a su alrededor un recorrido de casi 2 kilómetros de pista de tierra muy concurrido por corredores. Dicho circuito es ideal para hacer un buen entreno en llano con un mínimo de desnivel o un entrenamiento con series, puesto que tenemos una parte de la pista con señalizaciones que nos marcan los metros que hemos recorrido: 300 metros, 800 metros, etc…

 

IMG_2953

 

Parque de la Ciutadella

Es uno de los parques emblemáticos de la ciudad, por su historia como ciudadela militar durante el reinado de Felipe V y por su transformación durante la Exposición Universal de 1888. Como corredores podemos trazarnos un circuito circular de aproximadamente 1,5 kilómetros de camino de tierra que podemos combinar con un poco de asfalto al pasar frente al Parlamento de Catalunya y la zona del Zoo. En este circuito vamos a poder disfrutar de un parque de estilo modernista, que combina a la perfección arte y naturaleza. Además si queremos completar el circuito con ejercicios de fuerza, podemos subir y bajar las escaleras de la cascada monumental de Josep Fontseré.

 

 

Parque Güell

Quizá es este uno de los monumentos de la ciudad más completos. El Parque Güell combina la naturaleza de esta falda de la Serralada de Collserola, con las grandilocuentes estructuras arquitectónicas de Antoni Gaudí. El Parque Güell está dividido en la parte ajardinada y boscosa que rodea el parque, gratuita, y el interior más gaudiniano, más turístico y de pago. En cuanto a la zona gratuita, tenemos un perfecto circuito de aproximadamente 1,5 kilómetros que nos ofrece subidas y bajadas muy interesantes. Desde mi punto de vista, bastante exigente. Por otro lado, si tenemos ganas de ver la zona más modernista, simplemente esperarnos a una hora más intempestiva, cuando retiran las vallas y cintas de control para poder acceder libremente. Disfrutaremos de un bosque, realmente, encantado. Ya sabemos que en estas cosas del correr, nocturnidad y alevosía es un plus para nosotros.

 

 

Parque Fluvial del Besós

Este parque es un tramo de Ronda verde asfaltado casi en su totalidad, que comunica el Parque Natural de Collserola con la desembocadura del río Besós. Tiene aproximadamente unos 5 kilómetros, llanos y de buen correr. El parque nos puede servir para una tirada corta (sus 5 km en un sentido) o media (10 km, haciendo ida y vuelta) y para series, puesto que en los muros laterales encontramos marcada la distancia que estamos recorriendo a intervalos de 25 metros. Un verdadero pulmón en medio de la ciudad entre los municipios de Santa Coloma y Sant Adrià.

 

 

Parque Joan Miró

Es otro de los pulmones de la ciudad de Barcelona, sobretodo del Ensanche izquierdo. También conocido como “Parc de l’Escorxador”, nos ofrece bien bien unos 2 kilómetros de recorrido circular y la plaza de toros de las arenas (ahora centro comercial) y la escultura la Mujer Pájaro como vigías de nuestras correrías. Una buena opción para hacer algún que otro entrenamiento.

 

 

Parque del Clot

Este es uno de los mejores ejemplos de integración de elementos arquitectónicos preexistentes dentro de un espacio verde. Es una zona cómoda, situada en el barrio del Clot con una superficie amplia que nos permite corretear con total tranquilidad cerca del lago, de forma circular, y por camino de tierra o por todo el perímetro del parque. La verdad es que es una buena posibilidad para salir a correr por una zona emblemática de la ciudad.

 


Turó de la Peira

En el distrito de Nou Barris, encontramos una pequeña colina que funciona como pulmón y centro neurálgico del barrio del Turó. Tiene una pequeña superficie de 0,35 km², suficientes para darnos en la parte más baja un circuito de 800 metros bastante completo, que combina 400 metros en ascensión y otros 400 en descenso. Además, si queremos hacer series en cuestas es ideal. Por otro lado, también podemos subir hasta la cima situada a 138 metros de altura, donde se encuentra un formidable mirador que muestra una imagen panorámica de 360º de toda Barcelona. Desde mi punto de vista, una ruta muy completa.

 

 

Montjuic

La montaña de Montjuic nos ofrece un gran abanico de posibilidades. Terreno de tierra, subidas, bajadas, escaleras… Es un circuito natural que de hacerlo bien, es de lo más exigente. Las cuestas pronunciadas hasta el castillo valen mucho la pena, y las zonas boscosas que encontramos por entre los caminos dan lugar a su nombre: la Montaña Mágica. Además, nos trae reminiscencias de la prueba de la Maratón de los J.J.O.O. de Barcelona 92 (aún podemos ver la mítica línea azul, si buscamos bien) y podemos sentirnos como verdaderos atletas corriendo cerca del Estadio Olímpico Lluís Companys. No dudes en calzarte las zapatillas, recorrer la zona del MNAC y disfrutar por esta verdadera joya que tenemos en Barcelona.

 

montjuic montjuic.jpg_0



Carretera de les Aigües y Parc Natural de Collserola

Partiendo desde el Velódromo de Horta, por ejemplo, podemos disfrutar de la Carretera de les Aigües y del Parque Natural de Collserola, y dirigirnos por el paseo de las aguas hacia Torre Baró o en su dirección opuesta hasta Esplugues del Llobregat. La zona nos ofrece muchísimas rutas y posibilidades, caminos señalizados y subidas y bajadas a topete, algunas fáciles tipo pista forestal, otras más técnicas como son los senderos o tarteras. Por estos lares, encontraremos ermitas, fuentes, lagos, casas, ruinas, poblados ibéricos, antenas, el Tibidabo… Es sin duda una joya para los amantes del trailrunning, una joya cercana a la ciudad y que nos da mucho juego. Entre los puntos de quedada de muchos runners, tenemos la Plaza de Mireia, donde dan comienzo a sus entrenamientos  matutinos muchos de ellos (que les pregunten a los CMR, sino). Sin duda, hay múltiples puntos de unión entre la ciudad y la montaña que la abraza y múltiples caminos para dirigirnos a poblaciones colindantes, como Cerdanyola o Sant Cugat, entre otras.

 

 

Para muestra un botón. Todos los espacios hasta aquí reseñados, se pueden correr o recorrer de la manera que cada uno quiera, yo tan solo he dado unos ejemplos. La verdad es que una ciudad como Barcelona da mucho a sus ciudadanos, tan solo tenemos que ser receptivos, saber escuchar y buscar lo que más nos convenga en cada momento y en cada entreno.

Salud, kilómetros y emociones hasta el final!