KALENJI RUNNING 700 FOTOCROMÁTICAS

KR_700_FC

 

No hace mucho, reseñábamos en este mismo blog las Kalenji Running 700, un modelo de gafas muy competitivo con cristales estándar. Señalábamos el hecho de que hubiera dos tipos de cristales, unos más oscuros y otros más claros que dejaban pasar la luz en diferentes intensidades, dependiendo del uso que íbamos a darle a esas gafas mientras corríamos. Con todo, hay una realidad que sabemos de sobras los corredores: la intensidad del sol no es siempre la misma durante el recorrido, ya sea porque nuestra ruta va cambiando de lugares más o menos soleados o la variabilidad del propio tiempo, que puede ser muy diferente durante un mismo entrenamiento o carrera. Obviamente, no vamos a ir cambiando de cristales en ruta…

¡Una solución quiero! 😜

Pues fácil. Kalenji ofrece la misma versión de las Running 700 con cristales fotocromáticos que se van adaptando a los cambios de luz.

Las prestaciones de dichas gafas podemos verlas en la entrada anterior. Aun así, recordar nuevamente algunas características: su extrema ligereza, la adaptabilidad y sujeción, y la ventilación que ofrecen los orificios de las patillas, cosa que evita que se nos empañen los cristales con vaho. Además, como ya dijimos, la amplitud de los cristales ofrece una vasta visión periférica.

KR_700_FC_2

Las lentes fotocromáticas no es algo que nos venga de nuevo. El efecto fotocromático se define como una transformación reversible, en ambas direcciones, debido a una radiación electromagnética. Esto hace que ciertos materiales transparentes se tornen más o menos oscuros cuando perciben la luz del sol de forma más o menos directa. Respecto a nuestras Kalenji Running 700, estas lentes fotocromáticas funcionan a la perfección. En el uso que personalmente les he dado en carreras o entrenamientos han dado la talla. Sobre todo, son muy recomendables por montaña, puesto que los cambios de intensidad de la luz son casi continuos: sol intenso, momentos en que una nube nos da una luz más tenue o sombra por senderos en el interior del bosque. Por tanto, las lentes fotocromáticas van al pelo absorbiendo o dejando pasar la luz en cada caso.

 

 

Lo mejor, como siempre, es su precio:

29,99 €, un poquito más que sus homónimas, pero valen mucho la pena. 

Ir al web