XI Cursa Poblats Ibèrics

cropped-face-poblats-1

 

A estas alturas del mes de julio ya quedan pocas carreras y el comentario generalizado es “con esta carrera termino la temporada”. Y así es, el calor apremia y competir a estas temperaturas es un esfuerzo titánico. Pero ahí estamos, dándolo todo y no somos pocos.

La carrera comenzaba tempranito, a las 8,30h. Mucho mejor, contra más temprano se corre a una temperatura más agradable. El recorrido que había escogido era el de los 16 kilómetros, de una carrera que se autodefine como de las más duras de las que se realizan por el Parque Natural de Collserola. Como he dicho, 16 kilómetros con un desnivel acumulado de 1522 metros, de los cuales 766 de D+.

img_8211.pngComo se puede observar en el track del circuito, éste es un continuo subir y bajar, vamos lo que denominaríamos un ‘rompepiernas’.

La carrera comenzaba en Cerdanyola para ir hasta la zona del Parque de Collserola más cercana al barrio de Horta y luego volver al punto de salida. Los caminos, o muchos de ellos al menos, ya los conocía de mis entrenamientos, otros fueron completamente nuevos. El circuito me pareció muy interesante, supercompleto y tratándose de Collserola siempre precioso. Además, del privilegio de poder cruzar el poblado íbero de Can N’Oliver y de lo emocionante de la última bajada con la cuerda.

img_8221
Otro de los puntos fuertes de la carrera la organización, quienes se lo curraron con una muy buena puesta a punto y con cuatro pedazo de avituallamientos.
img_8325.jpg
La carrera en sí fue muy bien. Sigo sin ser la liebre que me gustaría ser, pero pese al calor no me sentí en ningún momento pidiendo la hora. Fui bastante cómodo durante toda la cursa, regulándome muy bien y aún con fuerzas para esprintar en el último kilómetro. Fui constante en las subidas y rápido en las bajadas, por muy técnicas que estas fueran. Como reflexión personal, pienso que pese a la constancia en las subidas son éstas mi asignatura pendiente. Es ahí en donde pierdo minutos. Debo mejorar mi técnica de subida para poder mejorar en mis cronos. Al final 2h 03′ 05″.

Con todo, dejando a un lado cronos, técnicas e historias, lo mejor de la carrera es la gente que vas encontrando. Aquellos con quien compartes el recorrido, con quienes corres durante muchos metros a la zaga y al final comentas la jugada cuando te reencuentras en la meta. A todos ellos y a los que leéis estas líneas, ¡salud y kilómetros!