CURSA NOCTURNA POBLET – PRADES

crespon negro

 

Empiezo esta crónica con la cabeza puesta en los acontecimientos sucedidos en mi amada Barcelona este pasado jueves 17 de agosto. No hace falta explicar aquí lo que ya todos sabemos, ni dar razones a la sin razón, puesto que la violencia y el asesinato no son nunca la solución a nada.

……………………………………………………………………………………………………………………

 

El pasado sábado 12 de agosto se celebraba el Trail nocturno Poblet – Prades, carrera de 20 kilómetros con un Desnivel + de 1.273 metros.

 

 

A priori, el recorrido me parecía asequible. Había correteado un par de meses antes por la zona estando hospedado cerca del Monasterio de Poblet y las montañas por las que iba a confluir la carrera me parecían de buen correr. Obviamente, no caí en que solo conocía la primera parte del circuito, aproximadamente los siete primeros kilómetros, y que los organizadores de la carrera no iban a trazar un recorrido fácil. Así pues, la carrera me sorprendió a partir del primer avituallamiento. Hasta ese momento, me las prometía muy feliz. Iba a un ritmo aceptable pese a estar subiendo desde el minuto uno. Por otro lado, las vistas animaban a correr con alegría y brío: un ocaso maravilloso en pleno corazón del Parque Natural de Poblet.

 

poblet 1

 

Como decía, el primer tramo de aproximadamente 4 kilómetros y algo era llevadero, muy pistero. La cosa se complicó a partir de la Font del Deport, donde ya nos encontrábamos en territorio 100 x 100 trail. Tal vez fueran estos cinco kilómetros los más duros: continuábamos subiendo y el terreno se complicaba. De esta guisa, ya con las piernas un pelín fatigadas llegaba al segundo avituallamiento. A partir de este momento no había opción, como siempre solo quedaba luchar hasta llegar a la meta. Un breve descanso para tomar aire, beber y de nuevo al lío. Si antes habíamos tenido terreno técnico en subida, ahora al contrario nos enfrentábamos a una bajada de casi un kilómetro que ponía los pelos de punta. La noche complicaba un poco todo el asunto y había que vigilar muy bien donde ponía los pies. Un nuevo tramo de toma y daca, de subida y bajada que terminaba en un tramo de subida no muy técnica que nos llevaría al tercer avituallamiento. Ésta fue, tal vez, la parte más dura de la carrera para mí. Recorrí este tramo prácticamente solo (o voy muy adelantado, o voy muy atrás, pensaba…) y entre eso y que era bastante rompepiernas, me desinflé un poco y perdí mi ritmo. Al final, el anhelado avituallamiento indicaba que quedaban tan solo poco más de tres kilómetros y todos en bajada. Allí me crecí, volví a mi ritmo y recuperé posiciones que había perdido a lo largo del tramo anterior.

Resultado final, 2h 40′ 41”, a un ritmo de 7′ 48”. Como siempre, todo es mejorable, pero estoy contento con cómo fue la carrera y con la carrera en sí.

 

 

¡Salud y kilómetros!