¿Cómo prevenir las uñas negras?

Una de las lesiones más comunes entre los corredores es la denominada hematoma subungueal, más conocida como “uñas negras”. Este tipo de lesión se produce en nuestro caso, por un traumatismo de repetición, es decir, por todos los pequeños golpes que van recibiendo las uñas zancada tras zancada.
Frente a esta lesión, debemos delimitar dos frentes claramente diferenciados entre ellos: la prevención y el tratamiento. En cuanto al primero, hay elementos que aún siendo fundamentales, debemos como mínimo volver a recordar:

1) una buena zapatilla, que posea un buen droop que se ajuste a nuestro pie, para evitar en la medida de lo posible que éste se deslice arriba y abajo, y se evite también así el golpear de las uñas con la puntera de la zapatilla.
2) la talla adecuada. En mi opinión, pienso que la zapatilla no debe de ajustarnos a tope, porque ya sabemos que el pie se acaba hinchando un poco en las largas distancias.
3) el pie debe de estar bien seco siempre: esto lo conseguiremos con unas zapatillas que ventilen bien y unos calcetines técnicos adecuados.
4) un buen cuidado de las uñas. Éstas deben de estar bien recortadas, no es adecuado correr con las uñas muy largas, puesto que entonces golpean la zapatilla.

En cuanto al tratamiento, pese a que no soy médico os puedo indicar qué he hecho en el momento en que he padecido esta lesión. Aunque de buenas a primeras soy partidario de prevenir y, en el caso que lo necesitemos, visitar a un buen profesional que nos asesore, si queremos realizar un primer tratamiento personal y la hematoma está alrededor de la uña, podemos drenar la sangre acumulada con una aguja hipodérmica. Con todo, recomiendo ir al podólogo antes de 48 horas si padecemos un dolor agudo y la sangre a drenar es de difícil acceso.

¡Salud y kilómetros!