Zurich Marató de Barcelona 2019

¡Contento! No puedo comenzar de otra manera la presente crónica. Sé que no conseguí mi reto, el sub 3h 45′, pero la pasada marató de Barcelona fue, esta vez sí, de las que terminas con muy buen sabor de boca. Es la tercera vez que corro en la ciudad condal, en mi casa, y es la vez que mejor me ha salido.

Este año, había cambio en el recorrido: se acortaba por un lado, se alargaba por otro. En fin, había alguna diferencia, que siempre está bien. Como siempre, honesto, salía del cajón que me correspondía a las 8:45 aproximadamente. Con ganas de comerme el maratón de Barcelona y que no se me atragantara como la edición del 2018. Salí fuerte corriendo alrededor de los 5 minutos el mil: algunos un poco por encima, otros un poco por debajo. Marcaba 1h 48′ el medio maratón.

Hasta el km 21 todo había ido genial, los nuevos tramos me parecieron bastante bien, aunque la Meridiana se me hizo eterna. Con todo, correr por delante de Can Dragó donde paso tardes enteras entrenando me hizo desperezarme de la monotonía del recorrido. Hasta ese momento, tan solo había tomado fruta y pastillas de sales. Pasado ese medio maratón comenzaba la parte más dura, ya no solo físicamente hablando, sino sicológicamente.

Tocaba bajar hasta la Ronda Litoral, ir a encontrarnos con la Rambla Prim hasta topar nuevamente con otro tramo muy duro: Diagonal Mar. Otros años, en estos momentos, entre el km 28 y el 32 desfallecía. Esta presente edición, aún me notaba fuerte y seguía corriendo un poco por encima de los 5′. Pero fue al llegar a García Faria donde fui a tirar de la última cápsula de sales y ésta se había deshecho en mi cinturón. Mal asunto. Y así fue. El calorazo de ese tramo, el cansancio acumulado y el peso mental hicieron mella en mi ritmo, llevándome muy por encima de lo que debía marcar para conseguir el reto. Tocaba tomar un gel para resucitar, pero el calor iba a seguir apretando.

En fin, terminé la carrera contento, arrastrándome un poco en los últimos kilómetros, pero con un agradable sabor de boca, puesto que le había arrebatado al crono 21′ en relación a mi última marató de Barcelona.

Llevo tres ediciones, ¿habrá una cuarta? ¡Por supuesto que sí! Aunque ahora es tiempo de descansar un poco, fijar objetivos nuevos e ir a por ellos.